EASSE - Andalucía Oriental

En EASSE-AO pensamos que la Educación Diferenciada es una opción razonable.

Educación Diferenciada

La Educación Diferenciada es una opción educativa consistente en prestar una atención diferenciada a los alumnos de distinto sexo. La Educación Diferenciada es una opción alternativa a la Coeducación.

En EASSE-AO no pretendemos defender que la Educación Diferenciada sea siempre, para todos, a cualquier edad, y bajo cualquier circunstancia, superior a la Coeducación, ni lo contrario tampoco. No aceptamos tampoco el dogma coeducativo: que el único camino hacia la igualdad de derechos real y efectiva entre hombres y mujeres sea la implantación universal de la coeducación.

Los últimos años han visto resurgir el interés por la Educación Diferenciada, como una vía para alcanzar la igualdad efectiva entre hombres y mujeres apoyándose en una educación personalizada, que contemple las necesidades y capacidades específicas de las chicas y de los chicos en cada etapa de su desarrollo.

Cada vez son más los que piensan que la Coeducación no ha sido la única opción pedagógica eficaz, sino que tanto la prestación de una atención diferenciada a chicos y chicas --en el seno de la escuela mixta--, como la configuración de grupos específicos para algunas edades y materias, como las escuelas separadas por sexos, pueden ser opciones razonables.

 

Women who attended single-sex schools tended to outperform their coeducational counterparts Gender Studies


“Women Graduates of Single-Sex and coeducational High Schools: Differences in their Characteristics and the Transition to College
Linda J. Sax, 2009 

Igualdad de Oportunidades

Ambos modelos, el mixto y el diferenciado, proporcionan una igualdad de contenidos educativos, pero la educación diferenciada proporciona también una igualdad de oportunidades: los distintos ritmos de desarrollos cognitivos de niños y niñas provocan que muchas niñas se sientan inferiores en las destrezas científicas y técnicas al compararse con sus compañeros, cuando la realidad es que poseen las mismas capacidades, pero en educación primaria y secundaria las niñas desarrollan antes las capacidades lingüísticas y los niños desarrollan antes las capacidades matemáticas.

 

El fin de la educación diferenciada no es separar a niños y niñas, sino evitar que el diverso proceso de maduración de cada sexo discrimine su libertad de elegir para el futuro la profesión más adecuada a la capacidad de cada uno.

Si se enseña de manera razonada, lenta y analítica, las niñas se aburren; mientras que si se enseña de manera explícita y ágil, son los niños los que se pierden. El ritmo de maduración y desarrollo en los varones es mucho más lento que el de las niñas.

 

Antonio Barnés. Educación Diferenciada: Argumentario